.

Lo que abre el amor, que no lo cierre el miedo.


sábado, 31 de mayo de 2008

Los cuatro hermanos


Comentando con una amiga el tema del post anterior, surgió en mi mente un cuento que una vez leí en un libro de Jorge Bucay y que me marcó mucho al respecto, por eso quisiera hoy compartirlo, como modo de completar el tema del post anterior. Es un cuento muy duro que muestra de manera contundente lo influyente que es nuestra vida la relación con nuestros padres...

Hace mucho tiempo, en un pequeño pueblo de algún lugar de Oriente, vivía un señor con cuatro hijos, el menor de los cuales tenía, en el momento de esta historia, alrededor de treinta años. Para ese entonces, sus hermanos contaban con treinta y cinco, treinta y siete y cuarenta años. El padre tenía algo más de sesenta, pero como en esa época el promedio de vida rondaba los cuarenta años, era prácticamente un anciano y, por lo tanto, tenía todos los problemas propios de la senectud. Su cabeza, su cuerpo, sus esfínteres, su capacidad para valerse por sí mismo, nada de esto funciona ya bien en el viejo.
Un día, el hijo más joven se casó y se fue de la casa. Se generó entonces un gran problema: el padre se que daría solo. La madre había muerto a raíz del último parto y los otros hermanos ya estaban casados. En consecuencia, no había nadie que pudiera hacerse cargo de este viejo, con el agravante de que no eran épocas en las que hubiera asilos ni dinero para pagarle a alguien que se ocupara de cuidarlo.
Los hijos empezaron a sentir que, pese al amor que le tenían, el padre era una complicación. No era posible que ninguno de ellos se llevara al padre a vivir a su casa para hacerse cargo de él. Así es que los hijos tenían verdaderamente un serio problema.
El cuento comienza con los hijos reunidos conversando acerca de cuál será el futuro del padre. En un momento dado, se les ocurre que se podrían turnar. Pero pronto advierten que esa solución no va a ser suficiente y, además, que significa un gran costo para sus vidas. Y entonces, casi sin darse cuenta, empiezan a pensar que lo mejor que les puede pasar es que el padre se muera.
Pese al dolor que implicaba para ellos ese reconocimiento, pronto advirtieron que no podían sólo esperar que esto sucediera, porque el padre podía llegar a vivir muchos años más en aquella situación.
Pensaron, también, que ninguno de ellos podría soportar esa demora. Y entonces, misteriosamente, a uno de ellos se le ocurrió que, quizá, lo único que habría que hacer era esperar que llegara el invierno.
Quizá el invierno terminara con él. Y fue así como imaginaron que si entraban en el bosque con su padre, y el padre se perdía, el frío y los lobos harían el resto...
Lloraron por esto, pero asumieron que tenían que hacer algo por el resto de sus vidas. Y decidieron turnarse para cuidar al padre, pero sólo hasta la llegada del invierno.
Después de la primera nevada, que fue especialmente intensa, los cuatro hermanos se reunieron en la casa.
Le dijeron al padre: Ven, papá, vístete que vamos a salir.
¿Salir? ¿Con la nieve? —preguntó el padre sin comprender.
Pero los hijos respondieron: Sí, sí, sí, vamos.
El padre sabía que su cabeza no estaba funcionando bien últimamente, así que decidió acatar con sumisión lo que sus hijos le decían.
Lo vistieron, casi irónicamente lo abrigaron mucho, y se fueron los cinco rumbo al bosque.
Una vez allí, comenzaron a buscar un lugar para abandonarlo y desaparecer rápidamente. Se introdujeron en el bosque, cada vez más profundo, hasta que en un momento dado llegaron a un claro.
De pronto, el padre dijo: Es aquí.
¿Qué? —preguntaron asombrados los hijos.
Es aquí —repitió el anciano.
Supuestamente, el padre no tenía la lucidez suficiente para darse cuenta de lo que estaba ocurriendo. Por otro lado, ellos se habían cuidado muy bien de no decirlo. ¿A qué se referiría el padre?
Aquí, aquí, éste es el lugar —insistió.
Entonces, los hijos le preguntaron: ¿Qué lugar? Papá... ¿Qué lugar?
Y el padre respondió: Éste es el lugar en donde, hace veinticinco años, abandoné a mi padre.


Parafraseando a Bucay: Ésta es la historia de la educación, para bien y para mal. Porque vamos a hacer con nuestros padres lo que ellos nos enseñaron que se hace con los padres. Del mismo modo, nuestros hijos van a hacer con nosotros lo que nosotros hicimos con nuestros padres.
Si hemos trasladado la capacidad amorosa de amar a nuestros padres, cuidarlos y sostenerlos, hemos estado enseñando a nuestros hijos esa capacidad, hemos trasladado ese aprendizaje. Si cada vez que llego a mi casa digo: “Cuándo será la hora de que mi padre se muera” y vivo abandonándolo en el bosque, algún día mi hijo va a pensar lo mismo. En consecuencia, si vivo diciendo de mí: que trabajo en lo que no me gusta, que la vida es desastrosa, que no valgo nada, que estoy enfadada; si vivo faltándome el respeto a mí misma, no sintiéndome orgullosa, sintiéndome esclava de la vida que llevo y tengo una autoestima muy baja, ¿cómo puedo pretender que mi hija se sienta valiosa, si es la hija de una que no vale?
En suma, la mejor manera de ayudar a mi hija a que tenga su autoestima preservada es, primero, dándole ese valor, ofreciéndole la posibilidad de adquirir aquellas esas capacidades; y segundo, pero no menos importante, sintiéndome valiosa yo. Sólo si uno se siente valioso puede transmitirle a un hijo lo que significa sentirse valioso.
Pero si esto no ha sucedido, si yo no he tenido la suerte de nacer en un espacio donde mi madre y mi padre pudieran sentirse valiosos y valorarme, ¿qué hago? En ese caso, habrá que buscar en el afuera personas y grupos que sean capaces de cubrir esas carencias. Pero atención, van a tener que ser personas y grupos capaces de dar y recibir amor, que estén orgullosos de ser quienes son y que se animen a ser protagonistas cada uno de su propia vida. (Este grupo yo lo he encontrado en mis reuniones de Budismo y agradezco enormemente el aporte que han hecho a mi vida y que yo misma me he permitido hacer a la mía)
La idea de crecimiento y superación tiene que ver con la consecuencia de todas estas nociones. Pues si yo realmente me valoro, me acepto, me respeto, me siento orgulloso de mí mismo y reconocido, inevitablemente las cosas que haga van a redundar en crecimiento personal y, sin duda, voy a querer superarme; pero no a causa de sentirme inservible, sino como resultado de sentirme bien; sentirme bien sin descartar la idea de que puedo ser mejor. Porque superarse quiere decir: hoy estoy bien y mañana voy a estar mejor, y no: hoy estoy mal y mañana voy a estar bien. Esto es muy importante; superarse no deberia implicar nunca desaprobación hacia uno en el presente.

Para terminar y, si quereis seguir indagando sobre el tema, os recomiendo dos películas que han sabido reflejar este tema de manera sublime: "¿Qué hora es?" un film italiano con Macello Mastroianni y Massimo Troisi y la otra "El club de la buena estrella" un film chino basado en la novela de Amy Tam.

Jorge Bucay es un psicodramatista, terapeuta gestáltico y escritor argentino. El cuento fue extraído de su libro "De la autoestima al egoismo"

miércoles, 28 de mayo de 2008

Herencia...

Lo que habéis heredado de vuestros padres, volvedlo a ganar a pulso o no será vuestro. Johann Wolfgang Goethe (1749-1832) Poeta y dramaturgo alemán




"Kirokoku es una región donde se dejaba a los ancianos abandonados a su suerte, para reducir el número de bocas que había que alimentar. Las escrituras budistas hablan de tierras donde era costumbre que se tratara muy mal a los mayores. Cierto sutra narra un episodio en el cual un reino pone fin a esta cruel costumbre: un ministro, aun en violación de las leyes del lugar, decide conservar a su padre anciano en el hogar, secretamente, en lugar de abandonarlo.
Tiempo después, el reino es conmovido por una crisis: nadie sabe qué hacer. Y quien salva los dominios de la catástrofe es el anciano padre que vivía en cautiverio. Desde entonces, el regente decide modificar las leyes para que los mayores reciban el respeto que merecen".

Nichiren Daishonin dice: "Ninguna nación puede ser tan necia como la que expulsa a sus hombres sabios, capaces de salvarla del desastre".

Y pienso, ningún hijo puede ser tan necio como el que no atesora a sus padres, por el sólo hecho de haberle dado la vida. Nos pasamos la vida pendientes de los errores de nuestros padres, cargando en ellos la culpa de nuestras frustaciones ¿es que aún necesitamos que nuestros padres nos salven de nosotros mismos? Es que aún estamos demasiado pendientes de su opinión y pensamos que tienen la obligación de aprobar nuestras acciones, lo esperamos, como cuando éramos niños. Nuestros padres, antes de serlo fueron personas en busca de su propia vida y su felicidad, tal y como nosotros hacemos, cometieron errores, tal y como nosotros hacemos, pero también muchos aciertos, tal y como nostros hacemos. Pertenecen a otra generación, una que ha vivido muchos y grandes cambios en la forma de ver la vida y de vivirla y, como nosotros, recibieron una educación con la que probalemente, tampoco, estuvieron del todo de acuerdo. También ellos lucharon contra sus demonios internos , seguramente, se guardaron miedos y dolores porque no quisieron transmitirnos los sinsabores de la vida que sabían que, tarde o temprano, nosotros mismos íbamos a vivir. Nos enseñaron lo que sabían (nadie puede enseñar lo que no sabe) creyendo que era lo mejor. Pero los dolores internos no se ocultan tan fácilmente y nosotros pudimos percibir cómo se filtraban en su vida y, por ende, en la nuestra, pero como no conocíamos la historia completa, nos limitamos sólo a juzgar lo que veíamos, lo que egoístamente nos tocaba a nosotros. Además de padres son seres humanos que buscan la felicidad hasta el último día de sus vidas. Si somos capaces de reconocerlo y sentir esa compasión podremos ayudarlos a que alcancen esa felicidad y nosotros la alcanzaremos con ellos. Muchos descubrimos esto cuando tenemos nuestros propios hijos, algunos ni eso. Dicen que así como trates a tus padres, te tratarán tus hijos... Nunca es tarde.



Nichiren Daishonin (16 de febrero de 1222 - 13 de octubre de 1282), fue un monje Budista del siglo XIII en Japón. Es el fundador del Budismo Nichiren, una de las principales ramas del Budismo Japonés, que abarca al movimiento laico Soka Gakkai.
La historia de Kirokoku fue extraída de la revista "Civilización Global" de la Soka Gakkai de España de abril de 2006

domingo, 25 de mayo de 2008

El paciente cazador


¿Quién podía imaginar, cuando te vi por primera vez, que significarías tanto en mi vida? A lo mejor tú mismo, porque dices que lo sabías.
Sin embargo, más que la primera vez que mis ojos te vieron, recuerdo la primera vez que te vio mi corazón. Yo era una mujer de cuerpo ocupado, aunque mi alma ya volaba en busca de otros derroteros, cuando te vi estar, sólo estar; callabas en un rincón y observabas y creo que lo que me hipnotizó fue ese estilo sereno que te mostraba como un hombre dueño de sí mismo.
No tenías unas manos fuertes, ni una gran sonrisa, ni los ojos claros que siempre han podido conmigo, en definitiva, todas esas cosas que hacen que una se enamore como ocurre un accidente, en el que todas las causas se unen para que suceda lo que no te esperas.
Aquel día empecé a amarte en silencio y de a poco. No sentía que hubiera nada que me quemase que debiera apagar inmediatamente, ni siquiera intentabas hacerte necesario en mi vida; solamente esperabas mientras yo iba acercándome lentamente, como un cazador que entrena su paciencia viendo llegar a su presa. No podía sospechar siquiera que tu rifle ya estaba apuntándome, tan solo intuía mi deseo de encontrarte un día sin estar habitada.
Y quiso la casualidad que fuera, también ése, el primer día que tocaste mis nalgas como quien bebe un vaso de agua, como si supieras lo que sucedía por mis adentros.
A partir de aquel momento vinieron días en los que soñaba que me perdía en tus brazos a la hora de la siesta y empecé a perderme en tus palabras. Tu silencio se volvió elocuencia con la que llenabas el cuenco de mi necesidad de ti.
Para cuando nos cansamos de hablar acabamos amándonos el uno al otro del mismo modo en que amamos la vida, sin límites y con entrega.
La presa finalmente se rendía a su cazador, un cazador que le daba más vida que muerte.

lunes, 19 de mayo de 2008

Finalista!!!



Desde el blog Literatura en Murcia se me convocó a un concurso de microrrelatos en el que decidí participar la temática de los textos estaba marcada por una imagen, en este caso dos. Se trataba de elegir una de las dos fotografías que se presentaban y a partir de ellas crear un micro-relato con lo que a cada cual evoque, las sensaciones que le den, las reacciones que le produzcan. Yo elegí las dos y resulta que una de ellas ha salido finalista! Me hace mucha ilusión, porque no solía presentarme a ningún concurso por una cuestión de falta de credibilidad en mí misma y en lo que escribía, pero eso camnbió este año y este es el tercer certamen al que me presento.
De los dos textos hoy compartiré el que no ha pasado a la final. Una vez que se haya nominado al ganador (que será en estos día), os presentaré el texto finalista haya o no ganado, porque para mí esto ya es un triunfo!





Europa...el paraíso

De pequeño soñaba con ver el mar. En la aldea en la que nací se trata de una hazaña sorprendente, porque el viaje significa días y días andando sin descanso para llegar a su orilla. Sin embargo yo soñaba con verlo y sin verlo ya lo amaba. Ahora que estoy frente esa enorme cantidad de agua, inacabable e indecisa, ahora que puedo oír su rumor, es cuando siento más miedo que nunca. Él posee el único billete hacia la otra orilla, de él depende mi supervivencia o el fin de un sueño que sólo muy pocos alcanzan…Europa, el paraíso…


sábado, 17 de mayo de 2008

Ojo por ojo, diente por diente


El odio es la venganza de un cobarde intimidado.
George Bernard Shaw (1856-1950) Escritor irlandés.

No creo que la violencia pueda combatirse con más violencia, ni la mentira con más mentira.
¿Qué es la venganza? ¿Dónde nace ése deseo? ¿Por qué? ¿Es, acaso, querer que el otro sufra lo mismo que ha hecho sufrir? La venganza es premeditada, pensada, deseada. ¿Es, quizás, una lucha de poderes? "Es el placer de los dioses", dicen. ¿Son esos los dioses que adoramos? ¿Los que pagan con la misma moneda?
Probablemente en eso se haya convertido el mundo, en un círculo infinito de venganzas que ya ni se sabe en contra de qué o de quién. ¿Qué ideales se persiguen? ¿Los propios o los de quienes no puedieron tomarse esa revancha y lo hacen transmitiendo odios ancestrales? ¿Quién es el bueno y quién es el malo?
Venganza no es defensa, es alimento para el egoísmo. El deseo de venganza es, en parte, un modo de destrozar el espejo de nuestra vulberabilidad. El vengador es, en el fondo, una persona débil e insegura, incapaz de enfrentarse consigo misma y con la realidad. Y cuando la venganza pasa a convertirse en obsesión, sin importar el objetivo, cuando es proyectada hacia todo aquello que nos recuerda esa debilidad es cuando nos enredamos en una huída desesperada de nosotros mismos que no tiene fin. No lo tiene porque no es el medio. Y, aunque lo tuviera, el fin no justifica los medios.
Damos lo que recibimos y recibimos lo que damos. No se trata de poner la otra mejilla sino de reconocer un NO a tiempo.
¿La venganza libera? Sólo una mente perversa y un corazón retorcido puede sentirse liberado por la venganza, pero en el fondo esa libertad es mera ilusión...

jueves, 15 de mayo de 2008

Un beso en el café

Just Can’t Wait - Joseph Lorusso

Te espero y no lo sabes.
Me he sentado a tomar un café cerca de tu casa, aun sabiendo que es probable que no vengas.
Porque no conozco tus costumbres y quizás elijas otra cafetería desde la que ver pasar a la gente, acaso otra hora.
Tal vez me vaya y luego entres tú y te sientes en la misma silla en la que, hasta hace un momento, yo te esperaba.
Posiblemente hasta bebas de la misma taza pero sin saberlo y, por eso, no descubrirás mis secretos al igual que yo no puedo descubrir los tuyos, aunque esté bebiendo del mismo pocillo del que tu bebiste ayer.
Porque no conozco tus costumbres, sólo conozco tus ojos y el lugar en el que vives.
Ahora me voy con la ilusión de pensar que nuestros labios se han tocado, aunque sea a través de esta taza de café.
Y, por si vuelves, te dejo un beso en el borde.


martes, 13 de mayo de 2008

Martes trece...


...no te cases ni te estreses!!!

Se supone que hoy es un día de mala suerte, de acuerdo a ciertas tradiciones antiguas, y eso es lo que nos han enseñado y transmitido y es lo que durante mucho tiempo me creí, como tantas cosas que quise creerme por no cuestionarlas.
Hoy es un día en el que mucha gente, de diversos países, cambia sus rutinas, deja de hacer planes, etc., es decir, que no se casan ni se embarcan, ¿por qué?, porque así se lo han contado.
Pensar que existen importantes cadenas hoteleras que han quitado la planta trece de sus ascensores y se pasa, directamente, del doce al catorce. En la baraja del tarot el Arcano número trece es el único que no lleva número y, por si fuera poco, representa a La Muerte.
Lo que son capaces de provocar las supersticiones, los amuletos y todo ese tipo de artilugios que nos inventamos para tener buena suerte (o no tenerla mala...).
¡Qué cómodo resulta, a veces, engañarnos a nosotros mismos! Creer en algo externo a nosotros es una buena manera de tener a quien echarle la culpa cuando las cosas no nos salen bien. Pero lo peor no es eso, lo peor es que cuando algo nos sale mejor de lo que pensábamos, en lugar de adjudicarnos el mérito decimos que es un milagro!!!
Esta bien mantener la tradiciones, si ellas nos aportan algo positivo y nos ayudan a ser mejores personas con nosotros y con los demás, pero si esas tradiciones no hacen más que remarcar lo insignificantes que nos sentimos y el poco poder que podemos tener sobre los acontecimientos de nuestra vida ¿de qué sirven?
Todo lo que yo me crea es posible, entonces el mejor amuleto es mi cabeza. Aún no terminamos de darnos cuenta de lo poderosa que es nuestra mente y todo lo que podemos conseguir con sólo confiar plenamente en nosotros mismos.
Cruza por debajo de una escalera, ponte delante de un gato negro, cásate y embárcate aunque sea martes y trece, lo único que no puedes hacer es permitir que ésas cosas te dominen. Mejor si las dominas tú.
Hoy para mi ha sido un gran día. En el trabajo he tenido una cita que hacía meses esperaba, he sentido a mis amigos aún más cerca, he tenido, además, la oportunidad de cerrar una puerta que había quedado mal cerrada desde hacía ya un tiempo; hoy he sido yo misma más que nunca y me siento plena, me siento dueña de mis pasos y de mi destino. Lo sé, el día aún no se ha acabado, por eso aún espero más buenas sorpresas, igual que haré mañana y pasado...

domingo, 11 de mayo de 2008

Ausencia


Me dejaste la lluvia en las manos,
Me dejaste una triste canción.
Y dejaste mi pelo mojado
Ahuecándome el corazón.

Una cama tibia por tu cuerpo,
Una puerta que no se cerró,
Las palabras que no se dijeron
Y el milagro sólo se enterró.

La estrella no brilla en las noches,
Mis ojos no la pueden ver.
Ciegos están de buscarte;
Nunca lo vas a saber.

El verano se fue ya hace tiempo,
El invierno apagó mi pasión.
Y dejaste mi pelo mojado…
…y dejaste una triste canción.


sábado, 10 de mayo de 2008

Cuando me sabes amar


Mis piernas forman un anillo en tu cintura.
Mi cuerpo se estremece,
Tu sexo se despierta,
Mis anhelos se humedecen
Tu deseo ya está alerta

Mis manos acarician tu cuerpo infatigablemente.
Mis senos te cantan,
Tu boca los desea,
Mi instinto no se aguanta
Quiere que lo poseas

Mi todo se entrega al amor bajo tu cuerpo.
Suave comienzo a amarte
Salvaje después me entrego
Sigo el ritmo de tu arte
Mientras tú sigues mi juego

Soy aquella que en el tiempo te contiene
Y mis alivios te alivian,
conteniendo tu manjar.
Mi clamor provoca envidia
Cuando me sabes amar

jueves, 8 de mayo de 2008

El árbol confundido


¡Actúa en vez de suplicar. Sacrifícate sin esperanza de gloria ni recompensa! Si quieres conocer los milagros, hazlos tú antes. Sólo así podrá cumplirse tu peculiar destino.
Ludwig van Beethoven (1770-1827) Compositor y músico alemán.


Había una vez, algún lugar que podría ser cualquier lugar, y en un tiempo que podría ser cualquier tiempo, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos. Todo era alegría en el jardín, excepto por un árbol profundamente triste. El pobre tenía un problema: "No sabía quién era." "Lo que te falta es concentración", le decía el manzano, "si realmente lo intentas, podrás tener sabrosas manzanas. ¿Ve que fáciles?" No lo escuches, exigía el rosal. Es más sencillo tener rosas y "¿Ves que bellas son?" Y el árbol desesperado, intentaba todo lo que le sugerían, y como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado. Un día llegó hasta el jardín el búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, exclamó: - No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchísimos seres sobre la tierra. Yo te daré la solución. No dediques tu vida a ser como los demás quieran que seas. Sé tu mismo, conócete, y para lograrlo, escucha tu voz interior. Y dicho esto, el búho desapareció. ¿Mi voz interior...? ¿Ser yo mismo...? ¿Conocerme...?, se preguntaba el árbol desesperado, cuándo de pronto, comprendió. Y cerrando los ojos y los oídos, abrió el corazón, y por fin pudo escuchar su voz interior diciéndole: - Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano, ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. Eres un roble, y tu destino es crecer grande y majestuoso. Dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros, belleza al paisaje... Tienes una misión "Cúmplela". Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo aquello para lo cual estaba destinado. Así, pronto llenó su espacio y fue admirado y respetado por todos. Y sólo entonces el jardín fue completamente feliz. Y tú... ¿dejas crecer el roble que hay en ti? En la vida, todos tienen un destino que cumplir, un espacio que llenar. No permitas que nada ni nadie te impida conocer y compartir la maravillosa esencia de tu ser.

Daisaku Ikeda

miércoles, 7 de mayo de 2008

Va de premios....

Por fin puedo ponerme al día con los premios, agradecerlos como se merecen y seguir repartiendo alegrías.
Diana me ha hecho entrega de dos premios, sí dos, nada más ni nada menos!!! Uno de ellos es el BLOG DORADO un premio que ha sido creado, desde la República Dominicana por Valentín para premiar el buen trabajo, la buena tinta y letras de los propietarios de blogs que con su dedicación, esmero y creatividad, nos deleitan, nos transportan, nos hacen reir, nos hacen pensar, amar, soñar, salir un poco de lo común, conocer y vivir un poco más.
Este premio significa unión, amistad, un pacto que afianza los lazos de anlaces entre los que reciben el premio. El color dorado significa sabiduría, claridad de ideas y riqueza (esa riqueza la traduzco en letras y todo lo que deseen para expresar sus emociones y puntos de vista en sus respectivos espacios. Su simbología emblemática es sinónimo de distinción, unión y el color azul significa paz, profundidad, inmensidad.
Quiero hacer entrega de este galardón Blog Dorado 2008 reconociendo el buen trabajo, la creatividad y dedicación de los que entiendo merecen este reconocimiento. Cada persona que reciba el premio, debe enviarlo al menos a 7 de sus enlaces o visitantes, destacando el motivo de premiación de cada blog.

Cariátides y caracoles Profesora, maestra o domadora de fieras, como ella se define por su blog dedicado a las mujeres que no son de piedra, que sonrien con el peso que llevan y serenamente avanzan hacia delante.
Te doy un 20 Una mujer sensible y una madre feliz!
Caminando en sueños hasta aquí Amante de los libros y de la poesía igual que yo
Desahogándome Un ahijado del que me he auto apadrinado
Estoy de paso Unos tacones de leopardo, un suelo adoquinado, una música sensual que lo convierten en un blog al que siempre quieres volver
...Y la luz se hizo Una mujer que no se calla... y lo bien que hace!
El camino Una mujer que sigue a su esencia

El premio BRILLANTE WEBLOG 2008 también viene de parte de Diana y fue creado por La Bohemia dedicado a webs y blogs que resalten por su brillantez tanto en temática como en diseño. Y con el mismo propósito de promocionar entre todos una vez más la blogosfera mundial.
Las condiciones para otorgar el PREMIO “BRILLANTE WEBLOG” son las siguientes:
1º.- Al recibir el PREMIO, se ha de escribir un post mostrando el premio y se ha de citar el nombre del blog o web que te lo regala y enlazarlo al post de ese blog o web que te nombra ganador.
2º.- Elegir un mínimo de 7 blogs (pueden ser más) que creas que brillan por su temática y/o su diseño. Escribir sus nombres y los enlaces a ellos. Avisarles de que han sido premiados con el PREMIO “BRILLANTE WEBLOG”.
3º.- Opcional. Exhibir el PREMIO con orgullo en tu blog haciendo enlace al post que tú escribes sobre él. Mis elegidos son los siguientes, de los que espero que al recibir el PREMIO continúen entregando el galardón a los demás.
Para resumir este premio se lo entrego a los mismos 7 que elegí para el premio anterior.


El premio ARTE Y PICO, en cambio, me llega de la mano de una nueva visitante, Cariátides y Caracoles con unas palabras preciosas por su parte: "Maga Viajera y su blog Causa y Efecto. Por compartirse de esa manera tan auténtica, desde la pureza de su alma espiritual, desplegando sus sentimientos como una rosa regala su olor. "
Este premio se otorga como un reconocimiento a la creatividad, diseño o aportaciones al mundoblog. Lo creó Eseya e inició una cadena a la que ahora yo contribuyo.
La concesión del premio conlleva la publicación de las bases del mismo:
-Nomina cinco blogs que consideres merecedores de este premio, por su creatividad, diseño, material interesante y que aporten algo a la a la Comunidad Bloguera, sin importar su idioma.
-Cada premio otorgado debe tener el nombre del autor y el enlace al blog para que todos los lectores puedan visitarlo.
-Cada premiado debe exhibir el premio y colocarlo con el nombre y enlace al blog de la persona que lo ha premiado.
-Premiado y premiador deben enlazar al blog de Arte y Pico (Eseya) para que todos conozcan el origen de este premio.
-Publicar las reglas del premio.

Mis blogs elegidos son: los mismos siete anteriores, con lo cual, sumo dos premiados más a las bases de este premio.

Deseo que los disfrutéis y hagáis felices a más blogeros.

domingo, 4 de mayo de 2008

Feliz día y Feliz cumpleaños mamá...




Mamá:
No estás. Hace cuatro años que te fuiste y lo único que pude sentir, durante todo este tiempo, fue rabia. Pero mi ignorancia no sabía distinguir si la rabia era porque ya no estabas o por tantos reproches que tenía guardados, muy guardados.
Han pasado cuatro años y te fuiste justo cuando yo me convertí en mamá.
Mamá, tu nieta ya tiene cuatro años y, desde su corta edad, fue ella quien me enseñó a comprenderte, fue ella quien me hizo ver que aquellos que yo consideraba tus errores no eran más que tu modo de quererme, como sabías, como te habían enseñado. Ahora sé lo que te costó convertirme en una mujer, cuidarme en las noches de fiebre, preocuparte por mi alimentación, que era tu modo más fuerte de demostrarme tu cariño, tus noches de insomnio en mis salidas de adolescencia, tu dolor cuando yo me iba en busca de otras madres que me gustaran más, tus ansias al esperar mi llamada, tu mirada embobada cuando me ponía un vestido y unos tacones que me sentaban de maravilla, tu sonrisa inmortal, tus manos siempre cálidas.
¡Cuánto nos gustaba cantar juntas! ¡Y bailar! Eran los momentos que más disfrutábamos.
Nuestro viaje juntas por las tierras de España, enseñándome tus raíces...
Compartimos gustos musicales, películas, libros, charlas de café, salidas, sonrisas, lágrimas, la vida, la tuya y la mía...
Mamá, ahora que soy mamá, descubrí que no podrá haber nadie que te comprenda más que yo, tu hija, porque yo pude cometer los mismos errores con mi hija pero también tantos aciertos que me has enseñado.
¡Gracias mamá! Me diste la vida y con ella todo... Te echo de menos, sobre todo porque me hubiera gustado que vieras crecer a tu nieta y porque sé lo que eso te hubiera gustado a tí y lo feliz que te hubiera hecho.
Mamá, podría decirte tantas otras cosas, pero hay sentimientos tan profundos que no sé, ahora mismo, cómo transmitir. Hay un lazo, un lazo que aún nos une y nos unirá siempre, hay un pedazo de ti en esta que soy y un pedacito tuyo también en mi hija. Ambas sois los eslabones que me contienen en esta cadena de la vida.
Hoy te regalo tu canción favorita (otro modo de transmitirnos lo que hubieras querido decirnos a mis hermanos y a mi pero que no sabías como y dejaste que Serrat lo hiciera por ti)
¡Te quiero mamá! ¡Te quise desde el día en que me pusieron toda sucia encima de tu pecho! ¡Te querré siempre! Ahora lo sé, porque cada día que pasa, aunque no estés, estás y más te quiero...

sábado, 3 de mayo de 2008

La ilusión de la perfección femenina

Recientemente tuve el placer de conocer a una mujer maravillosa, divertida, cálida y amable, una verdadera 'geisha'.
Fue ella quien me introdujo en ese fascinante mundo lleno de misterio que encierra la cultura japonesa.
Curiosamente, no es japonesa, ni sus raíces lo son siquiera, pero siente una fuerte atracción hacia esa cultura y la transmite con un entusiasmo que hace que cualquiera quiera conocer más al respecto.
Ella me enseñó que una Geisha es una mujer que convertirá su vida en arte, que las geishas son artistas (la palabra 'gei' significa en japonés arte y "Sha" gente).
Las Geishas son las mujeres de talento japonés que saben ir con paciencia a través de una amplia capacitación que, a pesar de reportale sacrifico y, hasta a veces, sufrimiento, saben transformarlo para dar lo mejor de sí mismas. Incluso después de convertirse en geisha continúan mejorando sus habilidades mediante la adopción de muchas lecciones. Las Geisha no son mujeres ordinarias sino que son mujeres altamente capacitadas en las artes de la música, la danza y entretenimiento. Geisha es la denominación en japonés para "persona del arte". Ella emplea muchos años aprendiendo a tocar diversos instrumentos musicales, cantar, bailar y ser la perfecta anfitriona. Una geisha es precisamente eso: la ilusión de la perfección femenina.
Muchos occidentales suelen confundir geishas con prostitutas.Los que entienden las complejidades de la cultura japonesa explican que una geisha no es una prostituta. Una verdadera geisha tiene éxito porque proyecta una sensación de inalcanzable perfección.
Mi contacto con Japón era plenamente a través de su filosofía, una filosofía que adopté de inmediato por una fuerte identificación intelectual y espiritual y así fue como la vida nos unió, una mañana de sol, a través de una simple ilustración que yo llevaba conmigo y que llamó su atención. Fue entonces como comencé a introducirla en la filosofía milenaria de esa tierra y ella me acercó a su cultura.
Nos hicimos irremediablemente amigas, como si nos hubiéramos estado esperando desde hace tiempo; así es como encajan las piezas en el puzzle de la vida.
Y es por eso que quiero hacerle este regalo, compararla con una “geisha”, su personaje favorito, porque su espíritu de búsqueda, su coraje y su afán por mejorarse a sí misma convertirán, sin duda, su vida en un arte, de la que sólo ella será protagonista y artífice.
Sé que alcanzaremos juntas la victoria y con ella la felicidad absoluta, no en vano nos hemos ¿reencontrado? ¡Gracias amiga!

Para Miau...


Te vas.. te has ido y no he tenido, ni siquiera, la oportunidad de despedirme. Me has dejado con un montón de premios en la vitrina y de repente ¡plof! se la tragó la tierra. Miau, seguramente tendrás tus motivos y serán tan válidos como si hubieras decidido continuar, pero los que ya le habíamos tomado el gustito a tu ronroneo nos quedamos un poquito tristes. Yo, por lo menos, espero que vuelvas o, al menos, que pases de visita y opines y digas y expreses. Gracias por el tiempo compartido, por lo que has dado que ha sido mucho y a muchos, me consta. Este es mi regalo de despedida.... Sé feliz!!!

jueves, 1 de mayo de 2008

Parte del Universo


¿Cómo se entiende que alguien que haya nacido en una punta del planeta sienta tanta atracción por la cultura de un país de la otra punta sin haber tenido, jamás, contacto con él o antecesores que se lo transmitieran?
¿Cómo se entiende que cuando viajamos a una ciudad, en la cual nunca antes hemos estado, sintamos, de repente, una familiaridad con ella como si alguna vez hubiéramos vivido allí?
¿Cómo se entiende que puedas encontrarte con un grupo de gente que practica una filosofía de vida en la que siempre habías creído pero que no sabías que existía más allá de tu mente y que se trataba de una filosofía milenaria originada a miles de kilómetros del lugar en donde fuiste a nacer?
¿Cómo se entiende que, un día cualquiera, te cruces con alguien a quien nunca habías visto antes y en, tan sólo, cinco minutos de conversación, sientas que la conoces de toda la vida?
Hay algo mucho más profundo que nos une con el resto del mundo, algo casi místico que, muchas veces escapa nuestra comprensión. Jung le llamaba Inconciente Colectivo, otros nos hablan del Efecto Mariposa. El Deja Vu nos llama la atención al respecto, como si se tratase de un residuo olvidado que emerge desde el pasado para apoderarse, por un instante, de nuestro presente.
Todas esas situaciones las he experimentado y, lejos de resultarme inquietantes, me tranquilizan, haciéndome sentir que formo parte del Universo, que me conecto con él y él conmigo, que cuando soy capaz de percibir algo así, aceptarlo y permitir que entre en mi vida es porque mi cuerpo y mi mente se encuentran en armonía y, como dice mi amigo Dave, el universo conspira en mí para que todo llegue en el momento preciso… Sólo hay que estar atentos…

Licencia de Creative Commons
Causa y Efecto Blog y su contenido by Gabriela Collado is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License.
Creado a partir de la obra en www.causavsefecto.blogspot.com.

Registro de propiedad

El material publicado y escrito para Causa y Efecto es de exclusiva propiedad de la autora, se prohibe su utilizacion, parcial o total, sin la expresa y previa autorización de la misma.
Las imágenes utilizadas en este blog han sido escogidas de internet. Si, en algún momento, su autor desea que se quiten que lo informe y se hará de inmediato.