.

Lo que abre el amor, que no lo cierre el miedo.


domingo, 13 de julio de 2008

¿Dónde quedó la familia?


Un domingo gris, un árbol caído, un verano extraño. Un calor arrasante y un frío silencioso al volver a abrir los ojos, como un viaje en el tiempo que salta de una estación a otra.
Me recuerda a las tardes en casa de mis abuelos, en las que me gustaba sentir el rumor de las charlas de los adultos a la hora del café, cuando ya podía levantarme de la mesa para jugar.
¿Dónde quedó toda esa gente? El tiempo fue dispersando a la familia y la mitad ya están muertos.
Las familias ya no poseen el arraigo de entonces. Antes, el secreto escondido era saber que cada uno de esos personajes siempre estaría allí; ahora, el secreto es saber que, en cualquier momento, cualquiera puede dejar de formar parte de la obra. Todo se ha vuelto más efímero, más inestable. El amor se volvió perecedero y los contratos son por obra. La palabra "indefinido" asusta y el miedo ganó el terreno de los afectos.

4 comentarios:

Selvas dijo...

Yo por suerte tengo una familia política que sigue reuniéndose muchos domingos alrededor de una enorme mesa. Y afortunadamente cada vez somos más y no menos los que la conformamos. A mi también me encantan estas reuniones, ojalá no se pierdan nunca.

Un besote

Tesa dijo...

Todo es efímero. Ojalá pudiéramos conservar a nuestro lado tanta gente, tantas cosas que son nuestro refugio. Pero todo, también nosotros, dejaremos de estar.

horabaixa dijo...

Hola,

Nostalgia. A eso se le llama nostalgia. Y por lo que he leido, andas un poco "morriñosa" que diria una compañera de trabajo que acaba de llegar de Galicia.

A veces te leo, pero hoy te he dejado rastro.

Animo

Maga Viajera dijo...

El valor de la familia es lo que hay que mantener.
Besos

Licencia de Creative Commons
Causa y Efecto Blog y su contenido by Gabriela Collado is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License.
Creado a partir de la obra en www.causavsefecto.blogspot.com.

Registro de propiedad

El material publicado y escrito para Causa y Efecto es de exclusiva propiedad de la autora, se prohibe su utilizacion, parcial o total, sin la expresa y previa autorización de la misma.
Las imágenes utilizadas en este blog han sido escogidas de internet. Si, en algún momento, su autor desea que se quiten que lo informe y se hará de inmediato.