.

Lo que abre el amor, que no lo cierre el miedo.


viernes, 23 de septiembre de 2011

Culpa a la noche



Le echaremos la culpa a la noche.
Ya todos la conocen.
Y, además, no habla.
Nos consiente.
Ya llegará la hora de su venganza.
Cuando estemos viejos y solos
y el Alzheimer nos impida recordar
cuánto abusamos de ella.
Y el teléfono no suene,
y la televisión nos absorba
como un Poltergeits.
Pero, ahora, nos consiente.
Y estamos en un coche,
en un parking solitario.
Y tú me desabrochas la blusa
en este "Hotel de mil estrellas".




En la Semana Internacional del Alzheimer

martes, 20 de septiembre de 2011

Dolicias de la vida moderna

 El infierno musical - El Bosco 

Abrir las piernas
para meter un hijo.
Abrir las piernas
para quitarlo.
Comprar rebajas.
Llenar la casa
de trapos sucios.
Esconderse
de las verdades.
Mentir a la salida
del colegio.
Volver a abrir las piernas
con condiciones
y sin condones.
Y cerrarlas,
por cojones.
Poner parches.
Lavarlos en alcohol.
Abrir las piernas
donde hay que cerrarlas.
Morir la vida
y enterrar a los muertos,
como Dios manda.
Y no preguntarse
quién manda qué,
ni quién es Dios.


sábado, 17 de septiembre de 2011

"Está lleno de respuestas que nadie se atreve a preguntar."

Impro2 es un grupo de improvisación teatral y radial. Trabajan con el humor y con la idea de que el teatro es un encuentro. Eligen un twit y hacen una historia con él. Escucha lo que han hecho con el mío:



¡Gracias! ¡Me parece una iniciativa genial!

Dígale que no le escriba más


Foto: Robert Doisneau - París sitiada. Amor y alambres de púa


Querías que encajara,
no importaba cómo.
Encajar un anillo en un dedo que se resistía.
Retorcer las ideas, para hacer de cuenta que coincidíamos.
Cambiar la foto del DNI, si fuera necesario.
Borrar veinte años en tres días.
Aprender talentos que no traías.
Respirar por mí, si hiciera falta.
Adivinar… 
Sí, adivinar lo que iba a decir antes de que lo hiciera.
Sin conocerme.
Y taparme la boca con objetos,
sustitutos de las carencias.
Las que creías que tenía.
Y las que se creaban en el hueco entre ambos,
cada vez más grande
y más áspero.
No nos crecieron espacios,
Nos crecieron alambres de púas.
Todo intento se convirtió en pinchazo.
Hasta al cartero le pinchaban las manos
cuando traía tus cartas.
Y me miraba suplicante.
“Dígale que no le escriba más”
parecía murmurar mientras le firmaba el acuse de recibo.
Yo sólo había abierto una ventana
buscando aire.
Tú quisiste derribar los muros
y mandarme un huracán.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Biribay Jazz Club

"Cuando no sabes lo que es, es jazz." 
(Alessandro Baricco - Novecento)

Ya no hay rastro del humo
del cigarro de un puñado de espectadores
acariciando los intrumentos.

Ya no corren la volutas
intentando capturar la notas
de un saxo tenor
sonando en las noches.

Pero nos quedaron las ganas
de vibrar en mi bemol
adivinando los ritmos.

Dicen que,
"Cuando no sabes lo que es, es jazz."

Dicen que,
en el Biribay Jazz Club pasan cosas.

Dicen que,
todos se las saben.

Dicen que,
no las sabe ninguno.




domingo, 11 de septiembre de 2011

Algún día

Pintura de Frida Kahlo

Algún día seremos viejos.
Y caminaremos lento.
Y no nos cabrán en los huesos
las excusas,
de no habernos atrevido
a andar más de prisa.
Para alcanzar
lo que quisimos
haber sido.
Juntos
y por separado.


domingo, 4 de septiembre de 2011

Vuelves




Vuelves, siempre vuelves.
Y vuelves a dejarme tu estela perfumada,
tu deseo, a veces, de no desearme.

Por momentos, tus visitas me recuerdan
a las del Profesor Jirafales y Doña Florinda
cuando yo, amablemente te digo “¿te apetece una taza de café?”
Y tú, en lugar de flores, me traes poemas,
no sólo porque duran más, sino porque sabes que me llegan de otra forma
y lo que tu quieres es llegarme,
como yo te llego.

Y entonces vuelves.
Siempre vuelves, sin avisar,
sin darme tiempo de que monte artificios para esperarte.
Porque te gusta esa frescura de lo cotidiano
que no tenemos
pero que inventamos
cada vez que vuelves.

sábado, 3 de septiembre de 2011

La letra pequeña

  
Castillo de naipes de Jean-Baptiste Chardin (1699 – 1779)
   Óleo sobre lienzo de 1737

   Cuando estás y te amo, se me diluyen todas las paredes del mundo.
   Sin embargo, pretendes que sea mentira cuando digo que te amo
   para que no se derrumbe
   el castillo de naipes de tu martirio.
   A veces no quiero saberme las reglas del juego para seguir sintiendo...
   Y creer que voy ganando.

   Mírame. Soy mala. Soy muy mala... Mintiendo.

   Cuando no me prestas oídos para escucharme, escribo.
   Es entrarte por los ojos.
   Es entrarte por narices.
   Le escribo al amor para sentirme viva...
   Que no al tuyo.
   Si no le escribiría a la muerte para que viniera a buscarme.

   Pero a veces se te olvida que las palabras son la publicidad
   y los hechos, la letra pequeña.
   
  
Licencia de Creative Commons
Causa y Efecto Blog y su contenido by Gabriela Collado is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License.
Creado a partir de la obra en www.causavsefecto.blogspot.com.

Registro de propiedad

El material publicado y escrito para Causa y Efecto es de exclusiva propiedad de la autora, se prohibe su utilizacion, parcial o total, sin la expresa y previa autorización de la misma.
Las imágenes utilizadas en este blog han sido escogidas de internet. Si, en algún momento, su autor desea que se quiten que lo informe y se hará de inmediato.