.

Lo que abre el amor, que no lo cierre el miedo.


lunes, 29 de noviembre de 2010

Lista de propósitos para el nuevo año.

Imagen cedida por @adsampieri

Estaba pensando en preparar mi lista de propósitos para el nuevo año que se avecina y, revisando las de años anteriores me he dado cuenta lo mucho que me cuesta cumplir, aún con los propósitos que me pongo de un día para el otro.
Son varias las cosas que suceden con estas listas que se suelen hacer cada año. Una es que, las preparamos con tanta antelación, que luego olvidamos dónde la hemos puesto y, como ya está hecha, nos da mucha fatiga hacerla otra vez. Además, imagina que la vuelves a hacer y luego encuentras la que ya habías hecho y te das cuenta de que, si bien uno o dos pueden coincidir, los propósitos no son los mismos. Porque, claro, todo depende del humor que tengas el día en que decides hacerla. 
Por ejemplo, te pones a hacer la lista cuando te acaban de despedir del trabajo pero resulta que, a su vez, estás iniciando una relación romántica que está en su punto más álgido y, a todo esto, aún queda un mes para que empiece el año próximo y pongas en marcha los objetivos que te has propuesto. Entonces pasa apenas una semana y, resulta, que esa relación maravillosa se fue al garete de un día para el otro sin entender muy bien por qué, pero el hecho es que lo que estaba ya no está. Y la verdad es que no sería muy agradable coger la lista el 1 de enero y encontrarte en ella con el nombre de un fulano que de sólo leerlo se te ponen los pelos de punta. ¡No! ¡Vaya forma de empezar el año! En el interín encuentras un trabajo. ¡Al menos eso! Que no están las cosas como para que este tipo de milagros ocurran tan subrepticiamente y, precisamente por eso, tu objetivo de encontrar un trabajo, y ¡ni hablar de que te guste!, se transforma en "Santa Rita, Santa Rita, que me quede como estoy..." 
Y llegados a este punto ¿para qué hacer una lista si lo único que quiero es quedarme como estoy por las dudas de que lo que venga sea todavía peor?
La otra cosa que sucede es cuando el 31 de diciembre coges la lista del año que se acaba con la feliz intención de tachar todo lo que has podido cumplir y... ¡Ohhh!!! De diez objetivos que tenías sólo has podido tachar dos (y con suerte) que eran "Conocer a alguien" (aunque luego te preguntes para qué cuernos habías deseado eso, porque no te olvides que te acaba de dejar) y "Cambiar de casa" (otra cosa que no entiendes para qué carajo pediste, porque se te cumplió, sí, cambiaste tu casa por la de tus padres porque resulta que ya no podías pagar el alquiler de la tuya).
En definitiva, que si vamos a hacer una lista de própositos para el próximo año tendremos que tener en cuenta varias cosas como, ser más realistas y, en lo posible, más concretos con lo que deseamos, porque claro si vamos a volver a escribir eso de "conocer a alguien" cabría añadir "...que se quede y que me guste" por lo menos.
Anotarse objetivos que podamos cumplir a más corto plazo y no esos que vas copiando automáticamente de una lista a otra según van pasando los años y que luego se convierte en la piedra en el zapato que, cada año, te recuerda cosas como "no haces nada", "eres incapaz".
Ya sabes, hay que tener cuidado con lo que se desea, no te olvides que estás viviendo con tus padres otra vez pero, sobre todo con cómo se desea.
Este año intenta, al menos, hacer una lista que no te deprima cuando la leas detro de 12 meses.
A veces he llegado a pensar que uno hace estas listas para poner en ellas lo que NO va a hacer. Claro, es como si una vez apuntado ya está ¡que se haga sólo que yo ya lo escribí!
Mira que no es lo mismo hacer una lista de objetivos que una lista de ilusiones. Éstas últimas son las que les escribíamos a los Reyes Magos y a Papá Noel cuando éramos pequeños. Así y todo creo que éramos más realistas entonces ahora. Pero ¿te has olvidado que los reyes Magos y Papá Noel no existen? ¿O es que nunca te traían lo que pedías y por eso insistes en hacer listas imposibles para no perder la costumbre?
Ahora el Mago eres tú así que hazte un favor, ponte metas que sepas que podrás alcanzar y durante los próximos 12 meses ¡Mueve el culo!


No hay comentarios:

Licencia de Creative Commons
Causa y Efecto Blog y su contenido by Gabriela Collado is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License.
Creado a partir de la obra en www.causavsefecto.blogspot.com.

Registro de propiedad

El material publicado y escrito para Causa y Efecto es de exclusiva propiedad de la autora, se prohibe su utilizacion, parcial o total, sin la expresa y previa autorización de la misma.
Las imágenes utilizadas en este blog han sido escogidas de internet. Si, en algún momento, su autor desea que se quiten que lo informe y se hará de inmediato.