.

Lo que abre el amor, que no lo cierre el miedo.


sábado, 15 de marzo de 2008

Mi tía


Hoy volvió mi tía de vacaciones y, como la he echado mucho de menos, quiero dedicarle este post con algo que le escribí hace un tiempo....

Le fascinaban las faldas largas y con mucho vuelo pero se empecinaba en decir que no iban con ella por culpa de su escasa estatura. Sin embargo, el día en el que finalmente se decidió a ponérselas, no sólo se veía hasta casi más alta sino que, desde las faldas, se le iluminó el rostro, porque ese vuelo le dio, más que una elegancia obligada, alas a sus sueños y a todos los deseos que llevaba guardados por mucho tiempo y que, por fin, se atrevía a soltar.


Te quiero mucho tiiiii!!!!!


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Cualquiera diría que están muy cera físicamente. Y no, ella vive a miles de kilómetros pero está claro que ESE AMOR que las une no reconoce distancias. Un beso para la tía y para tí.
Un vinito por las dos!!!!!!!!!!!!

Maga Viajera dijo...

Pues claro que sí... los lazos del corazón son los que nos mantienen cerca... la distancia física es sólo ilusión...
Brindo por tí!

Auxi dijo...

Que razón tienes Maga, los lazos del alma no entienden de distancias.

Un besazo para ambas

Muaka

Miau dijo...

Enhorabuena a las dos, por teneros la una a la otra.

Y un beso a ambas.

Tesa dijo...

Dulces, tus palabras para ella.
:)

Licencia de Creative Commons
Causa y Efecto Blog y su contenido by Gabriela Collado is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License.
Creado a partir de la obra en www.causavsefecto.blogspot.com.

Registro de propiedad

El material publicado y escrito para Causa y Efecto es de exclusiva propiedad de la autora, se prohibe su utilizacion, parcial o total, sin la expresa y previa autorización de la misma.
Las imágenes utilizadas en este blog han sido escogidas de internet. Si, en algún momento, su autor desea que se quiten que lo informe y se hará de inmediato.