.

Lo que abre el amor, que no lo cierre el miedo.


miércoles, 5 de marzo de 2008

El peso de un copo de nieve


No es posible rehacer el mundo sin rehacerse a uno mismo. Cada nueva era comienza desde adentro. Es un acontecimiento interno, con posibilidades insospechadas de liberación interior.
(Ben Okri, escritor nigeriano)


Ayer nevó en la ciudad y hoy el parque amaneció todo blanco... El domingo ya se podía sentir la primavera muy cerca, sin embargo, dos días después el frío y la nieve volvió a sorprendernos.

Entonces me recordé de un cuento, corto pero significativo, al que se le pueden dar más de una interpretación.

La historia dice así:
Dime, ¿cuánto pesa un copo de nieve? -preguntó un colibrí a una paloma. - Nada -fue la respuesta. - Si es así, he de contarte una historia -dijo el colibrí-. Me posé en la rama de un pino, cerca de su tronco. Empezaba a nevar, no era la nieve de una fuerte tempestad, era como un sueño sin ninguna herida ni violencia. Como no tenía nada que hacer, empecé a contar los copos mientras caían sobre las ramas de mi tronco. El número exacto fue de 3.741.952. Cuando cayó sobre la rama el siguiente copo (sin peso, como tú dices) la rama se rompió.- Dicho esto, el colibrí levantó el vuelo.
La paloma, una autoridad en la materia desde el tiempo de Noé, se paró a reflexionar y, pasados unos minutos, se dijo: "Quizá tan sólo sea necesaria la colaboración de una persona más para que la solidaridad se abra camino en el mundo". (Kurt Kauter)

1ª interpretación:
La humanidad tiene por delante muchas asignaturas pendientes; hacer que los derechos humanos sean algo más que una declaración firmada por todos los países del mundo es una de las más importantes, y, en este propósito, cualquier ayuda, cualquier colaboración, es de gran importancia, por pequeña que pueda parecer.

2ª interpretación:
Limpia tu rama en la medida en que los copos vayan cayendo. Afronta tus problemas de uno en uno, en la medida en que se te presenten. No te escondas ni les des la espalda, no los dejes acumularse, porque al final, la llegada del más mínimo obstáculo puede hacerte caer. Cada obstáculo que se nos pone delante es un maestro que viene para enseñarnos algo. Escúchalo, sufre lo que tengas que sufrir y goza lo que tengas que gozar. Lo importante no es el problema sino el modo en el que lo afrontes, de eso depende tu felicidad y el modo en el quieras vivir tu vida.


2 comentarios:

Miau dijo...

Precioso cuento, Maga. Meditaré sobre ello y procuraré que no se me vayan acumulando los copos de nieve en mi rama.

Un beso y gracias.

Maga Viajera dijo...

Bueno... a mí se me acumularon algunos durante este último tiempo, así que estoy en época de limpieza. Este post lo colgué para aprender yo también...
Gracias a ti y un beso

Licencia de Creative Commons
Causa y Efecto Blog y su contenido by Gabriela Collado is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License.
Creado a partir de la obra en www.causavsefecto.blogspot.com.

Registro de propiedad

El material publicado y escrito para Causa y Efecto es de exclusiva propiedad de la autora, se prohibe su utilizacion, parcial o total, sin la expresa y previa autorización de la misma.
Las imágenes utilizadas en este blog han sido escogidas de internet. Si, en algún momento, su autor desea que se quiten que lo informe y se hará de inmediato.