.

Lo que abre el amor, que no lo cierre el miedo.


sábado, 21 de junio de 2008

El Universo conspira con Causa y Efecto


Cuando decidí abrir mi blog no imaginaba, aún, todo lo que se abriría en mi vida junto con él. Internet es uno de los avances más grandes del siglo y, como todas las herramientas con las que contamos en nuestra vida diaria, puede usarse para bien o para mal; de hecho, nos cansamos de escuchar noticias sobre personas que utilizan esta maravillosa herramienta para hacer daño o aprovecharse de los demás. Sin embargo, comencé a leer muchísimos blogs que me transmitían un mensaje positivo, alentador o que, simplemente me hacían pensar. Así fue como quise compartir lo que pensaba, las cosas que me ayudaban a ser feliz y mis ganas de crear. Quise, además, desafiarme a mí misma; puesto que siempre me gustó escribir, pero nunca conseguía tener la suficiente fe en mí misma para compartirlo, utiliaría este medio como un modo de saber si había alguien a quien le gustaba lo que yo escribía. Me sorprendí gratamente con las respuestas que la gente, poco a poco, fue dejándome en los posts y viendo que cada vez eran más y de diversos lugares del mundo, lo que me dió una enorme fuerza para seguir haciéndolo, escribir y compartir, crear y transmitir y esforzándome a mí misma cada día para superarme.
Pero hoy voy a compartir una anécdota reciente de lo que internet es capaz de hacer para unir a las personas.
Los primeros mensajes alentadores que comencé a recibir fueron de unos hermanos que tienen un blog llamado El universo conspira... En él Dave cuenta su sueño cumplido de dar la vuelta al mundo. Cuando comencé a leerlo viajaba por Asia, estaría, aproximadamente, en la mitad de su viaje. Su modo de transmitir lo que vivía y el que hubiera sido capaz de cumplir con su sueño me parecía maravilloso así que lo visitaba asiduamente y nos dejábamos mensajes de aliento.
A pesar de vivir en la misma ciudad no nos conocíamos personalmente, pero era como si nos conociéramos, por eso cuando su viaje estaba llegando a su fin y, nada más ni nada menos que en Argentina (mi país de origen) no dudé en contactarlo con mi hermano para que se conocieran y pudiera pasar sus últimos días de viaje en casa de mi familia. Mi hermano no dudó en abrirle sus puertas y allí llegó Dave. ¡Me parecía increíble que mi hermano fuera a conocerlo antes que yo! ¿Será la magia de internet? Mientras estaba allí hablé con mi hermano quien no tuvo más que palabras de halago con su persona.
Acabó su viaje y regresó a su ciudad despues de 420 días dando la vuelta al mundo y, a los diez días de su regreso, decidimos conocernos personalmente porque traía un presente especial de parte de mi familia.
Nos encontramos en un café con mi padre y con mi hija y nos saludamos con un enorme afecto, como si fueramos amigos de toda la vida. No sentíamos más que agradecimiento por ambas partes, él porque pudo compartir sus últimos días de viaje con mi familia y yo porque, en cierto modo, me acercó a ella.
Ahora tenemos un proyecto común para difundir su viaje a través de una exposición y una publicación de su experiencia para que más gente, que no tiene acceso a su blog, pueda compartir su sueño y para demostrale a los demás que todos somos capaces de cumplir nuestros propios deseos, ése es el mensaje más grande que Dave transmite.
¡Este es un grandioso ejemplo de lo que internet puede hacer por el bien de la comunicación y el apoyo entre las personas!
Aprovecho, también, para agradecer de corazón a mi hermano y a mi cuñada por haber confiado en mí y haberlo recibido en su casa y por el estupendo regalo que nos han enviado.
Las fotos son las de nuestro encuentro en Logroño y yo sólo quería compartirlo con vosotros.

11 comentarios:

Zoe dijo...

He estado leyendo con atención algunas de tus entradas y me parece muy interesante lo que escribes, me queda claro que el cine es una de tus emociones fuertes (por no decir pasiones).

No nos conocemos, igual te envío un cordial saludo.

Natacha dijo...

¡Chica! qué historia mas hermosa... yo llevo diciendo un rato ya, que internet es maravilloso, jajaja.
Me ha regalado tantos buenos momentos... en realidad todos. Nunca encontré un patoso o alguien que intentase hacerme daño...
Distinto a la calle, ¿verdad?
Todos mis esquemas anteriores sobre internet están muertos y enterrados.
Para muestra tu testimonio.
Qué hermoso. Disfrútalo, linda
Un beso y muchas gracias por compartirlo con todos.
Natacha.

Auxi dijo...

Que afortunada!!!

Mucha suerte en ese nuevo proyecto que tenéis entre manos.

Un saludo muy grande para tí y para Dave, que tantas veces nos ha hecho soñar a todos.

Ana dijo...

La verdad es que internet es muy grande y el mundo un pañuelo...

¿Sabes que conozco ese café en Logroño? Si no me equivoco está en El Espolón.

No te extrañes: mi madre es de Logroño y toda su familia también.

Hace más de un año que no voy, pero lo conozco bastanta.

A ver si me animo y vuelvo antes de que empice a hacer frío (por eso voy poco, lo llevo fatal).

besos. Ana

Amelie dijo...

Me parece precioso lo que nos cuentas.

Yo también he encontrado a gente maravillosa a través de este medio que es internet.

Un beso y suerte en el nuevo proyecto.

Maga Viajera dijo...

Zoe: Me encanta el cine, sí es una de mis pasiones, aunque en este blog no hable demasiado de ése arte maravilloso. Gracias por pasar!!!

Auxi: Sí, afortunada. Pues también hemos estado hablando de tí en ese café, así que has estado con nosotros. Ya os iré contando del proyecto! Besos!

Ana: El café está en el Parque San Adrián, no en el Espolón, aunque los soportales se parezcan. A ver cuando te ds una vuelta por aquí y que no te asuste el frío, que no hay nada que no cure un buen vinito! Saludos!

Amelie: Me alegra que también hayas tenido buenas experiencias con internet. Un abrazo guapa!

Maga Viajera dijo...

Natacha: Gracias por tus palabras. Yo sí me he encontrado algún que otro patoso, pero hay de todo como n todas partes, incluida la calle... jeje Sólo hay que saber elegir en donde uno se mete no?
Besos

jdiana dijo...

Estoy contigo, Internet es grandioso,gracias a él yo conocí a Aurora. Tu historia con Dave es parecida a la mia con ella. Me identifico mucho contigo en lo que cuentas sobre tu falta de fe en ti misma y lo que internet ha representado en ese sentido. os deseo lo mejor en ese proyecto en común, estoy segura que el Universo está de vuestra parte.
un abrazo

Dinora dijo...

Hola! gracias por compartir esa bella experiencia, coincido contigo respecto a Internet.. yo conocí a alguien muy especial hará unos diez años, y aquí seguimos, hombro con hombro

Saludos!

... cumpliendo mi sueño de dar la Vuelta al Mundo! :o) dijo...

Querida Gabriela, como bien dices qué mágico puede ser el Mundo de vez en cuando! Creo que cuando de por medio hay buena voluntad casi cualquier cosa es posible, como un encuentro como el nuestro, primero virtual, y luego real.

Sabes que te estoy superagradecido por todo ello. La verdad es que ha sido fantástico conocerte a ti y a tu familia.

Un beso y un fuerte abrazo!!! :)

Maga Viajera dijo...

Jdiana: No dudes de que el Universo conspira si sabemos ayudarlo y eso es estar en armonía con uno mismo por donde pasa el quererse más a sí mismo. Un beso!

Dinora: Para compartir es que tenemos esta herramienta, es de allí de donde surgen historias como las nuestras. Suerte!

Dave: la vuena voluntad y los actos y las palabras que salen del corazón, del amor hacia el género humano sin distinciones. Yo también me alegro de que el universo conspirara!!!! Un beso!

Licencia de Creative Commons
Causa y Efecto Blog y su contenido by Gabriela Collado is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License.
Creado a partir de la obra en www.causavsefecto.blogspot.com.

Registro de propiedad

El material publicado y escrito para Causa y Efecto es de exclusiva propiedad de la autora, se prohibe su utilizacion, parcial o total, sin la expresa y previa autorización de la misma.
Las imágenes utilizadas en este blog han sido escogidas de internet. Si, en algún momento, su autor desea que se quiten que lo informe y se hará de inmediato.