.

Lo que abre el amor, que no lo cierre el miedo.


miércoles, 31 de octubre de 2012

Dando calabazas en Halloween




Existe una expresión española que reza: “Dar calabazas”
Dar calabazas a alguien significa frustrar sus expectativas. Se utiliza para expresar que alguien es rechazado por la persona a la que pretende conquistar o de la que se pretende un favor.Las calabazas sustentan en el agua a los que no saben nadar, sin ellas se irían a lo hondo. Dar calabazas a quien nos propone algo que no nos interesa, podría significar que le damos algo que flota, para que lo tome y no se hunda.
Pero para explicar la relación del rechazo amoroso con las calabazas, algunos aluden al carácter antiafrodisíaco que ya se les atribuía a las calabazas en la Grecia Antigua en donde era dada para bajar o anular la libido y así evitar los escarceos amorosos. Es posible que así sea, sobre todo si consideramos que suele contraponerse al melón, que es el símbolo de la fecundidad, la abundancia y el lujo. Pero no puede perderse de vista que, desde la antigüedad, la calabaza simboliza lo falso o de poco valor, porque resulta engañosa: promete mucho por su tamaño, pero defrauda por ser poco densa e insípida.
“Te juzgué melón y me resultaste calabaza” dice el refrán.
En la Edad Media se recomendaba utilizar pepitas de calabaza durante el rezo para alejar los pensamientos impuros y lascivos; incluso se pensaba que mascar sus pepitas contribuía a cumplir el voto de castidad.
En algunas zonas rurales de Cataluña, cuando el pretendiente no era del lugar, se le invitaba a comer a casa de la chica: si le ofrecían fuego para el cigarro significaba que la familia aceptaba el noviazgo; si se le servía un plato de calabaza, quería decir que el mozo no era bien recibido y se tenía que marchar.
Dicen que nada tiene que ver la expresión y su origen con la calabaza que se utiliza para representar la fiesta de Halloween ya que ésta viene de una antigua leyenda de origen Celta, la historia de Jack “El tacaño” que, tras engañar varias veces al Diablo finalmente fue desterrado del infierno, condenado a vagar toda la eternidad. Por ello se alumbraba con una linterna hecha con una calabaza conocida como jack-o´-lantern.
Pero a mí hoy me pareció el día ideal para encontrarles una similitud.
Hoy se celebra Halloween cuyo significado proviene de una variación escocesa de la expresión inglesa "All Hallows' Even" que significa «víspera de todos los Santos» y tiene su origen en una festividad celta conocida como Samhain, que deriva del irlandes antiguo y significa fin del verano y se celebraba al final de la temporada de cosechas considerándose como el «Año nuevo celta», que comenzaba con la estación oscura.
Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el Otro Mundo se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiendo a los espíritus (tanto benévolos como malévolos) pasar a través. Los ancestros familiares eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus dañinos eran alejados. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos. Su propósito era adoptar la apariencia de un espíritu maligno para evitar ser dañado.
Cuando tuvo lugar la ocupación romana de los dominios celtas la festividad fue asimilada por estos y en una época en la que predominaban las festividades «paganas», los católicos intentaron suplantarla por una festividad cristiana del Día de Todos los Santos.
Propongo entonces usar esta noche de Halloween para dar calabazas a todo aquello que está entorpeciendo nuestro camino, a aquello que nos impide ser plenamente felices aquí y ahora. Tomar cada uno de esos rencores, odios, dolores y heridas, que son los malos espíritus e ir dándoles una calabaza a cada uno para ahuyentarlos y que así prosigan su camino sin nosotros y no se hundan, puesto que hemos decidido no hundirnos con ellos.
En mi país la calabaza sirve de recipiente para la bebida nacional: el mate.
Hoy, cuando el dolor llame a mi puerta y me diga “¿Truco o trato?” lo convidaré con un mate en calabaza y le diré: El “trato” está en saber que tú puedes aparecer en cualquier momento, pero el “truco” es que sólo te utilizaré para aprender la lección.

¡Feliz Halloween y a repartir calabazas!



 

1 comentario:

jdiana dijo...

Felicidades a ti pues veo que sigues escribiendo de una manera especial, que engancha y que te deja con sabor a poco.
Un abrazo de tu eterna amiga

jdiana

Licencia de Creative Commons
Causa y Efecto Blog y su contenido by Gabriela Collado is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License.
Creado a partir de la obra en www.causavsefecto.blogspot.com.

Registro de propiedad

El material publicado y escrito para Causa y Efecto es de exclusiva propiedad de la autora, se prohibe su utilizacion, parcial o total, sin la expresa y previa autorización de la misma.
Las imágenes utilizadas en este blog han sido escogidas de internet. Si, en algún momento, su autor desea que se quiten que lo informe y se hará de inmediato.