.

Lo que abre el amor, que no lo cierre el miedo.


jueves, 13 de marzo de 2014

Uno cada ocho horas



No me gustan las recetas.
Definitivamente, no.
Las que llevan sello verde
debajo del diagnóstico.
Una cada ocho horas
cual trabajo que me enferma.

No me gustan las recetas.
Definitivamente, no.
Las del libro de la abuela,
el de hojas amarillas.
Bata así los ingredientes
hasta extenuarse y no gozar.

No me gustan las recetas.
Definitivamente, no.
¿Dónde cabe la libertad?
¿Dónde entran mis sentires?
¿Dónde el bailar con mi cuerpo?
-Doctor, no más comprimido
sino todo lo contrario,
expandido de ternura
y no cada ocho horas,
cada cuatro ¡que es mejor!

Una orden heredada.
¡Esa receta no es mía!
Déjame pelar cebollas
hasta hartarme de llorar.
Y, si no llevase azúcar,
echársela sin dudarlo
porque sí y tengo ganas.
Que el derecho a la dulzura
es mío, como el banquete
y que tanto más me gusta
si lo revolvemos de a dos.

No me gustan las recetas.
Definitivamente, no.
Porque nadie sabrá nunca
qué falta para sanarme,
cuál mi sabor predilecto,
dónde el camino a mi alma.

No hay comentarios:

Licencia de Creative Commons
Causa y Efecto Blog y su contenido by Gabriela Collado is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License.
Creado a partir de la obra en www.causavsefecto.blogspot.com.

Registro de propiedad

El material publicado y escrito para Causa y Efecto es de exclusiva propiedad de la autora, se prohibe su utilizacion, parcial o total, sin la expresa y previa autorización de la misma.
Las imágenes utilizadas en este blog han sido escogidas de internet. Si, en algún momento, su autor desea que se quiten que lo informe y se hará de inmediato.