.

Lo que abre el amor, que no lo cierre el miedo.


lunes, 25 de agosto de 2008

Vivir un amor auténtico y feliz


(REUNION DE MUJERES SOKA DE LA RIOJA )

Este verano estuve en Centro Cultural Europeo de la Soka Gakkai en Trets (Francia) participando de un curso de capacitación cuyo lema era "Nuestra victoria hacia el 2010 empieza hoy" y, escuchando las experiencias de otras mujeres, me di cuenta de que hay un tema que nos afecta a todas y en el cual coincidimos y es el de las relaciones de pareja; tanto para quienes ya la tienen y desean mejorarla como para las que no la tenemos y deseamos encontrar la que sea nuestro ideal.
Pareciera que nosotras, las mujeres, necesitamos el amor más que los hombres; todo lo emocional e íntimo lo vivimos más intensamente. Es totalmente lícito y natural sentir el anhelo de vivir un amor auténtico que nos haga sentirnos felices y plenas en cualquier etapa de nuestra vida, más allá de la edad o de las circunstancias que nos rodeen.

SEAMOS PRINCESAS

Ante todo, dice Sensei, que las mujeres somos princesas y como tales debemos ser tratadas (no hay más que ver el trato amoroso que Ikeda tiene para con su mujer). Esto significa que no debemos bajarnos de ahí por nada ni por nadie.
“Es fundamental – dice Ikeda – que las mujeres fortalezcan el respeto hacia sí mismas y adquieran una sólida fuerza interior. El amor debe ser una fuerza que nos ayude a expandir nuestra vida y haga surgir al máximo las propias capacidades; si debido a una relación de pareja olvidamos el propósito de nuestra existencia como seres independientes, estamos tomando el camino errado”.
La buena noticia es que el príncipe existe pero llegará y actuará como tal cuando nosotras mantengamos nuestra estabilidad de princesas. En ese caso deberá tratarse de una persona con la cual nuestro Ichinen (nuestra determinación y objetivos) deberá coincidir.

SOLO PODEMOS MODIFICARNOS A NOSOTRAS MISMAS

Hay muchas mujeres que aún creen que darlo todo o soportarlo todo es un acto de amor y no es así. Se trata de ser asertivas, es decir, tomar decisiones basadas en la realidad, que no dañen al otro y, mucho menos, a nosotras mismas.
El budismo de Nichiren Daishonin dice que no debemos sufrir y no debemos hacerlo porque no hemos nacido para someternos a un destino trágico sino para transformarlo en una vida triunfal.
Cuando una relación no funciona muchas tienen la tendencia a pensar que con “otro” todo sería distinto y, aquí, la palabra clave es “tendencia”. Tenemos que descubrir si, el problema que estamos viviendo en nuestras relaciones, se trata de un patrón que se repite en nuestra vida y transformarlo; pero hacerlo desde donde estamos y no seguir saliendo a buscar fuera lo que debemos cambiar dentro de nosotras. Nunca debemos olvidarnos de que ¡sólo podemos modificarnos a nosotras mismas!
Hasta la falta más profunda puede revertirse cuando la reflexión va unida a la decisión firme de valorarnos y valorar cada día de nuestra vida de ahora en adelante.

AMAR CON LOS OJOS ABIERTOS

No se por qué pero nos encanta ilusionarnos con las ilusiones y, según el budismo, lo que debemos hacer es cruzar el río de la ilusión a la iluminación. Como dice Jorge Bucay, ¡aprender a amar con los ojos bien abiertos!
Lo que importa es mi decisión ¿Qué tipo de hombre quiero a mi lado? ¿Qué tipo de relación quiero vivir? (Si es necesario nos lo apuntamos y, cuando el príncipe golpee a nuestra puerta, se lo leemos y, basta con que sólo diga que no a uno de los puntos para saber que no es lo que estamos buscando y no podemos permitir que eso nos desvíe de nuestro objetivo).
Cuando una mujer tiene claro lo que quiere y lo que no quiere y, con esa determinación ora al gohonzon, el comportamiento se aclara y la acción sale sola. Sólo debe permanecer firme a su decisión.
Es decir, que no depende de la decisión del otro, sino de la nuestra. No tiene ningún sentido estar pendientes de si el otro siente o no, cambia o no, vuelve o no, etc. Eso sería juzgar y culpar al otro por nuestra situación y de acuerdo a nuestras necesidades y deseos, sin tener en cuenta sus pensamientos, sentimientos y puntos de vista.
El otro tiene derecho a ser como decida ser, somos nosotras las que debemos decidir si eso es lo que queremos o no.
En este caso se trata de preguntarnos ¿para qué me pasa esto? ¿Cuál es el sentido de esto que hoy me toca vivir? Es muy diferente encarar los conflictos con el deseo de revisar qué me pasa a mí y pensando que esa persona cumple una función que me lleva a ver, como un espejo, qué necesito cambiar.
Por ejemplo: ¿Permito que el amor me debilite? ¿Utilizo el papel de víctima cuando las cosas no salen como yo quiero? ¿Mendigo un poco de cariño y aguanto lo que sea por esas migajas? ¿Este amor hace que tenga ganas de hacer más cosas o saca lo más negativo de mi personalidad (celos por causas inexistentes, miedos míos inventados, egoísmo, lástima de mí misma, llamar la atención a través de la pena, etc.)? ¿Cuánto poder le doy sobre mi vida y mis pensamientos?
Se trata de orar con la convicción de que podemos transformar esta situación en un beneficio para nuestra vida. No tenemos que pensar tanto, ni hacer estrategias, sino determinar qué quiero y orar frente al gohonzon con la convicción de que voy a conseguirlo. ¡Cuando las mujeres determinamos algo somos capaces de conseguir lo que queremos sin falta!
Una mujer que posee el coraje de seguir, a pesar de los obstáculos, seguramente llegará a su meta.

EL FUTURO ES DE LAS MUJERES

El presidente Ikeda dice que el futuro y el mundo están en nuestras manos, porque somos nosotras quienes educamos a nuestros hijos y a nuestras parejas.
Como pareja es muy importante tener un punto de partida al cual regresar cuando las cosas se tuercen (y esto es algo que nos vale para todo en la vida) ¿Para qué estamos juntos? ¿Qué queríamos conseguir? Y, desde ahí, cobrar valor para comenzar de nuevo.
También es muy importante tener amigos en la fe, amigos que sepamos que nos quieren y que desean lo mejor para nosotras, para que puedan orientarnos objetivamente y darnos el coraje necesario cuando estamos a punto de ceder a nuestras debilidades y de abandonar nuestros sueños.
En este sentido estas reuniones también representan un ámbito de contención y fortalecimiento, puesto que las mujeres debemos apoyarnos mutuamente, escucharnos, reflexionar juntas acerca de lo que nos pasa, unidas en torno a un noble ideal. Compartimos género y por eso funcionamos como espejos, en determinados aspectos, las unas de las otras.

CAMBIANDO PIEDRAS POR ORO

Para nosotras que tenemos la inmensa fortuna de entonar Nam myoho renge kyo en busca de energía vital y sabiduría, se acabaron las excusas para transformar nuestras condiciones internas y con ellas las externas.
Ser felices y desarrollarnos al máximo es la mejor forma de lucir en la sociedad el poder de la Ley Mística.
Entonces, la felicidad no depende del amor que otra persona me pueda dar, sino de lo que hacemos con nuestra vida y del empeño que pongamos en conquistar lo que queremos.
Como dice el gosho: “Nadie debería vacilar a la hora de cambiar piedras por oro y cáscaras por arroz”.

9 comentarios:

Tesa dijo...

Hay que trabajar en la autoestima para proyectar esa imagen de princesa.
Me parece muy interesante y enriquecedor tu post.

Anónimo dijo...

Hola soy Sofía y me encanta tu blog!

Ana dijo...

¡Vaya, me gusta! Estoy totalmente de acuerdo; a ver si nos liberamos de una vez de ese sentimiento de "culpa" absurdo y, ciertamente, que aprendamos a que nos traten como princesas. Yo soy una princesa y me lo creo (es lo primero que voy a pensar cada mañana).

Un besito

Maga Viajera dijo...

Gracias mujeres! La autoestima lo es todo Tesa, la seguridad en una misma, eso hace que no nos desviemos de nuestro camino y que nos valoremos a nosotras mismas y a los demás, a partir de ahí el respeto nos marca el camino.

Eva dijo...

Super interesante, Maga, me ha encantado esta entrada tuya. Tuve una época que no leía a Bucay, lo deboraba, y entre todo lo que leí el de 'Amar con los ojos abiertos' fue uno de ellos. Además, coincidió con una época complicada para mí sentimentalmente hablando y me ayudó a ver ciertas cosas que nos ciegan por culpa de los hijos, la familia, etc.
Gracias por esta entrada. Un besazo, preciosa.

Adnama dijo...

Ondia, es fantástico todo lo que dices, grandes enseñanzas...como me gustaría que por aquí hicieran cosas así, sin dudarlo me apuntaría...tomo nota de todo.
Mas besos

Maga Viajera dijo...

Andama: Tengo una muy buena noticia para tí, por aquí si hacen cosas así y en Barcelona hay un centro de la Soka Gakkai en donde puedes informarte sobre las reuniones de diálogo y estudio y las reuniones de mujeres. Sólo tienes que mandar un mensaje a través de este link http://www.sgi-es.org/contactar.php para que se pongan en contacto contigo y te informen. Además en la misma página encontrarás información sobre el Budismo de Nichiren Daishonin y la Soka Gakkai. Suerte! Y si tienes dudas me envías un email a magaviajera@gmail.com

Eva: muchas gracias por tus palabras, me alegra que te haya gustado y pr lo que cuentas. Un besazo!

Maga Viajera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Katya dijo...

Me encanta tu blog, es muy bonito y variado!

Licencia de Creative Commons
Causa y Efecto Blog y su contenido by Gabriela Collado is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License.
Creado a partir de la obra en www.causavsefecto.blogspot.com.

Registro de propiedad

El material publicado y escrito para Causa y Efecto es de exclusiva propiedad de la autora, se prohibe su utilizacion, parcial o total, sin la expresa y previa autorización de la misma.
Las imágenes utilizadas en este blog han sido escogidas de internet. Si, en algún momento, su autor desea que se quiten que lo informe y se hará de inmediato.